Los Darín: padre e hijo que triunfan como actores

Ricardo Darín (Buenos Aires, 1957) empezó su carrera encima de un escenario con solo 10 años, acompañando a su padre, también llamado Ricardo Darín. A principios de los 70 se estrenaría en televisión, medio en el que en los años 80 triunfaría como actor de telenovelas y que compaginaría con el teatro también durante los años 90, época en la que se introdujo poco a poco y sin llamar demasiado la atención en el mundo del cine. Una pena que no se haya dedicado a los videospornogratisx, ya que tiene mucho tirón entre las mujeres.

Un ascenso meteórico

Sus roles fueron ganando en importancia y en 2000 le llegaría un gran éxito con el thriller policial Nueve Reinas, que trascendió las fronteras argentinas y fue un gran éxito también en España.

Posteriormente llegaron otras películas reconocidas, como El hijo de la novia (2001), Kamchatka (2003), El Aura (2005, que le reportó los premios Cóndor de Plata y Clarín al mejor actor), La señal (2007, que además supondría su debut como director), El secreto de sus ojos (2009, Óscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa, además de otro Cóndor de Plata), Un cuento chino (2011), Relatos salvajes (2014, siendo la película más taquillera de la historia del cine argentino) o Truman (2015, que le reportarían la Concha de Plata del Festival de San Sebastián y por fin un Goya español al mejor actor, en su cuarta nominación).

Sin duda, Ricardo Darín es uno de los actores argentinos más internacionales, todo un ídolo tanto en Argentina como en España, pero además de ello es el padre de otro Ricardo Darín, artísticamente conocido como Chino Darín, que nació unos días después del fallecimiento por cáncer de su abuelo, el Ricardo Darín original.

Habiendo nacido en una familia de tradición interpretativa no sorprende que quisiera dedicarse a la misma profesión, y debutó como actor en la serie Alguien que me quiera en el año 2010, a la edad de 21.

En cine se estrenó con la comedia futbolística de 2012 En fuera de juego, producción hispanoargentina en la que coincidió con Fernando Tejero y Diego Peretti, pero volvió a la televisión para sumarse a Los Únicos, donde había empezado a aparecer el año anterior como invitado especial.

Desde entonces ha estado combinando apariciones de distinta importancia en televisión y cine, donde ha actuado en obras destacadas como Muerte en Buenos Aires, pero la tendencia actual en la mejora de la calidad y la percepción pública del formato televisivo no le es ajena, y es por ello que además de aparecer en más series argentinas se lo puede ver también en la serie española La embajada, donde recibe su segundo papel protagonista tras la serie de única temporada Historia de un clan.

Su carrera aún es pequeña comparada con la de su padre, y sigue resistiéndose la llegada de algún premio (sí ha tenido nominaciones), pero no hay duda de que ha empezado con paso firme y seguirán llegando los papeles importantes tanto en televisión como en cine y finalmente será reconocido. Está por ver si podrá superar la leyenda en la que ya se ha convertido su padre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *