El cine erótico durante el siglo XX

Aunque en términos generales se puede decir que el cine erótico durante el siglo XX fue muy distinto al que se presenta en la actualidad, principalmente si se piensa que en los años más recientes hay una diversidad inimaginable de contenido, categorías o propuestas, tampoco hay que pasar por alto que existieron producciones muy llamativas, como estas: https://mx.adultguia.com/anuncios-eroticos/todos/tabasco.

En ese orden de ideas, quienes se dedican a estudiar o a conocer a profundidad este tipo de asuntos, han reconocido que la pornografía del siglo pasado se podría considerar en algunos casos incluso como más fuerte de lo que piensa la mayoría de las personas en los tiempos actuales.

Siglo XX: Su cine erótico

Para poder comprender mejor la anterior argumentación, se plantea el siguiente ejemplo. Sin que sea necesario haberla visto, no le va a sorprender a muchas personas conocer la trama de una película con contenido sexual explícito llamada The Casting Couch. En esta obra, una joven ingresa en un estudio de un productor para realizar una audición y en poco tiempo es convencida de hacer una sesión de sexo a cambio de un papel en un estreno próximo de la productora. Sin lugar a duda es un tema que ya se ha quemado hasta el aburrimiento, tanto que se ha convertido en un subgénero como tal. Pese a ello, un dato que es sorprendente es que The Casting Couch es una película porno muda, en blanco y negro, la cual se grabó en 1924.

La anterior es una de las miles de películas que se integran en el grupo de producciones de porno duro que fueron grabadas en los comienzos mismos del cine, pero que pronto se perdió en el olvido tras una época dorada del porno. Esas grabaciones por lo general duraban entre 5 a 10 minutos y enseñaban escenas breves en las que se mezclaban de un modo caótico escenas de penetración, partes del cuerpo y fragmentos cortos de sexo oral y eyaculaciones.

De este modo, se discute entonces la creencia extendida respecto a que la tolerancia y la apertura sexual han ido incrementando de manera línea con el tiempo, lo cual en términos generales no se puede discutir al hacer una revisión de los vídeos grabados durante toda la historia que hacen parte del contenido erótico. Sin embargo, hay casos representativos e icónicos como el que se ha mencionado, que demuestra la existencia de escenas llamativas y duras que marcaron a la industria.

Finalmente, el punto de quiebre se dio en 1968, año desde el que las clásicas producciones sexuales desaparecieron en su totalidad y se dio paso a largometrajes con un guion más elaborado y una serie de convenciones.