Cómo los actores suscitan emociones

La idea de que hay consecuencias psicológicas en una buena actuación se ha adoptado tan a menudo que es fácil asumir que la ciencia está ahí para respaldarla. Como resultado, las muertes repentinas y a menudo sorprendentes de actores talentosos a veces inspiran temor, sabiendo que los susurros sobre los peligros de ahondar “demasiado” en los papeles desgarradores. Muchos espectadores tienen la sensación de que en algún lugar de la psique del actor se encuentra el potencial para olvidarse de sí mismo a la hora de entrar en el personaje.

En realidad, los científicos y psicólogos cognitivos se han mostrado reacios a aceptar la interpretación como un tema serio de estudio. Pero investigadores como Thalia Goldstein, profesora asistente de psicología en la Universidad Pace, han comenzado recientemente a investigar los vínculos entre los dos campos con la idea de que ambas disciplinas pueden enriquecerse con un estudio de sus puntos en común. En un artículo conjunto de Goldstein y el profesor de Yale Paul Bloom, “La mente en escena: por qué los científicos cognitivos deberían estudiar la actuación”, Goldstein argumenta que los psicólogos pueden observar cómo los actores crean emociones para entender la naturaleza humana de una manera nueva.

La psicología y su papel en la interpretación

“Creo que en sus núcleos, la psicología, la ciencia cognitiva y el teatro están tratando de hacer lo mismo, que es entender por qué la gente hace las cosas que hace, nuestra gama de comportamiento, y de dónde viene”, dice Goldstein. “Son sólo dos maneras diferentes de ver la misma pregunta.”

Goldstein cree que una barrera principal a tal investigación es que pocas personas -científicos y espectadores promedio por igual- entienden el trabajo que implica actuar y lo que significa retratar convincentemente a otra persona en el escenario. Ella encuentra útil primero distinguir lo que es actuar de lo que no lo es, y luego determinar los procesos involucrados en el desempeño.

Como invención humana, la actuación no es parte integrante de nuestra biología, señala. Por lo tanto, si bien no existe un “instinto interpretativo” o una adaptación que haga que una buena actuación sea evolutivamente ventajosa, podemos acercarnos a comprender por qué una actuación realista es tan convincente si analizamos las capacidades cognitivas de las que se nutre.

Pretensión, mentira y actuación

Goldstein examina tres categorías -pretensión, mentira y actuación- a medida que encajan en un trío de parámetros cognitivos. Primero, lo que se está presentando perceptualmente y si realmente está sucediendo o es sólo un simulacro; segundo, qué comportamiento se está mostrando y si ese comportamiento es un indicio de la realidad; y finalmente, si el comportamiento exhibido tiene la intención de engañar a la audiencia. En el primer parámetro, dice Goldstein, las tres categorías están de acuerdo. En los casos de fingir, mentir y actuar, “lo que se presenta perceptualmente, lo que estamos viendo, no es real”.

En el segundo parámetro, hay alguna variación entre las categorías. “En apariencia, el comportamiento es una señal del hecho de que lo que[alguien] está haciendo no es real. Usted está sonriendo a pesar de que dice que está triste, o no está usando una taza cuando finge beber,” explica Goldstein. “En el engaño y la actuación, sin embargo, el comportamiento[solo] no es una señal del hecho de que lo que estás haciendo no es real.”

La categoría final es la más difícil de todas: ¿Los actores intentan hacer creer a la gente que lo que están haciendo es verdad? Bueno, sí y no. Actuar no es mentir ni fingir, sino que ambos coquetean con lo que es “verdadero” o real en diversos grados.